91 576 01 64 | madrid@clinicadray.com
Estética

¿Es posible quitar el acné?

¿Es posible quitar el acné?

Quien más quien menos ha sufrido acné en la adolescencia, ¿verdad? Incluso puede que algún brote en la edad adulta. El problema de los granitos es que a veces se enquistan y dejan marcas, y con ellas el recuerdo de un problema estético y de salud cutánea que desearíamos borrar. Pero, ¿es posible quitar el acné? ¿Existen tratamientos que consigan eliminar esas cicatrices? El equipo médico de las Clínicas Dray explican en qué consiste este problema y cómo combatirlo.

Causas del acné

  1. Un exceso de grasa. Por un lado está la secreción sebácea de cada piel, y por otro, el sistema hormonal, que si está descompensado y con más estrógenos de la cuenta, se produce un incremento de la grasa.
  2. La obstrucción de los folículos. Cuando un granito se obstruye, puede infectarse y enquistarse. Los comedones, en realidad, son el resultado de una queratinización anormal de la piel, que hace que los corneocitos se acumulen y dificulten que la grasa salga.
  3. La bacteria Propionibacterium acnes. Forma parte de la flora cutánea, y puede provocar inflamación cuando no está equilibrada y activar los mecanismos inmunológicos.
  4. No utilizar la cosmética adecuada. Ojo si tu piel es grasa, pues aportarle cremas con un exceso de aceites podría tamponar los poros y producir más granitos, o bien infectar los que ya tenemos.
  5. Malos hábitos. Una mala alimentación puede producir granos y comedones; antes de pensar en cómo quitar el acné, piensa en cómo prevenirlo en la mesa: huye de grasas saturadas, dulces y bollería industrial, del exceso de comida picante y de los platos precocinados. También es fundamental descansar alrededor de 7-9 horas y evitar el estrés, uno de los peores enemigos del acné.

Tratamientos para el acné: ¿funcionan?

¿Eliminar el acné es posible? Depende de la causa, pues si es hormonal hay que abordar el problema desde un prisma interno. Cuando es por un mal uso de cosméticos o por malos hábitos, es más sencillo, claro está. Lo primero es acudir a un buen profesional, siempre médico, que valore el tipo de acné: juvenil, hormonal, adulto, severo o no, etc. Lo que sí es posible en todos los casos es reducir o incluso eliminar las marcas del problema cuando ya se ha dejado atrás, y entre los tratamientos más efectivos para el acné, desde un punto de vista médico, están:

  • Los medicamentos:Los hay de tipo antioandrógeno para controlar la grasa, queratolíticos, que controlan la cornificación del folículo, y antibióticos, para mantener a raya la inflamación cuando se infectan. Luego están los retinoides sistémicos, es decir, ingeridos, que tratan el acné desde diferentes ámbitos. Lógicamente, no todos los casos requieren antibióticos, pero sí algunos de ellos. Por eso el diagnóstico médico es fundamental.
  • Tratamientos anti-acné profesionales:
  • Depuración y oxigenación: Una piel con granitos es una piel que está asfixiada, con un exceso de grasa y con poros obstruidos. Por eso es tan importante realizar una limpieza facial periódicamente (una vez al mes o cada dos meses), que oxigene la piel, abra los poros, elimine el exceso de grasa y favorezca eliminar el acné.
  • Peeling: Los peeling de tipo médico tratan muchos problemas de piel y son la solución no invasiva a las manchitas, las pequeñas arrugas, la falta de luminosidad o las cicatrices. Pregunta por tu peeling ideal. A grandes rasgos, este tratamiento consiste en la aplicación de algún ácido (salicílico, glicólico, láctico, jójico, alfalipoico, etc) para eliminar selectivamente una o varias capas de la epidermis y estimular la renovación celular. El tratamiento es sin agujas, simplemente aplicando la fórmula sobre la piel de manera tópica y dejando que actúe unos minutos. Sesiones: 1 para un efecto flash, a partir de 3 para eliminar cicatrices de acné o mejorar la textura cutánea.
  • Láser Fotona: La Clínica Dray cuenta con Fotona, un tipo de láser con múltiples aplicaciones faciales, entre ellas quitar el acné y sus cicatrices, manchas, queloides, o rejuvenecimiento del rostro. ¿Y cómo trabaja Fotona SP Dynamis Plus en el caso de las marquitas? Mediante el Neodimio-YAG y por tanto por ablación capa a capa, lo cual mejora la apariencia de cualquier cicatriz y la calidad del tejido. Se necesitan entre 2 y 4 sesiones.
  • Bioestimulación con plasma: La aplicación del propio plasma, muy rico en factores de crecimiento y células madre, es un método de rejuvenecimiento que da muy buenos resultados tanto a la hora de mejorar la calidad de la piel como de difuminar líneas de expresión o reducir las cicatrices del acné. El tratamiento consiste en extraer sangre del propio paciente, centrifugarla para obtener un plasma rico en plaquetas que después se aplica mediante microinyecciones en las zonas de piel que se quieran tratar. El tratamiento estimula la regeneración celular de manera natural, ya que activa los fibroblastos y se produce más colágeno y elastina, así como ácido hialurónico. Al regenerarse la piel, las marquitas mejoran considerablemente. Se recomiendan 2 o3 sesiones al año, según cada necesidad y cada cutis.

Tips anti-acné

Tanto para prevenir su aparición como para quitar el acné que ya ha aparecido, seguro que estos consejos van a serte muy útiles:

  • Cuida lo que comes: Es importante llevar una dieta rica en frutas y verduras purificantes y llenas de agua, como los puerros, los espárragos, el apio o los cítricos. También te conviene beber mucho agua para eliminar toxinas, tomar grasas, por supuesto, pero buenas: las de pescados azules, la de los frutos secos, el aguacate o el aceite de oliva virgen.
  • Limpia tu rostro a conciencia: Mañana y noche, con las texturas más adaptadas a tu tipo de piel (puedes tener comedones y no necesariamente una piel grasa), utilizando un producto limpiador suave seguido de un tónico para equilibrar el Ph.
  • Elige cosméticos con retinoides, porque promueven la regeneración celular y evitan que se obstruya el poro, con ácido glicólico y con peróxido de benzoilo, que lucha contra las bacterias y la inflamación.
  • Exfolia la piel cada semana. Entre una y dos veces es la frecuencia más indicada. Hazlo de manera suave, sin agredir ni frotar, en masaje circular y evitando el contorno de ojos y labios.

Write a Comment